06 mayo 2012

NOSTALGIA DEL CAPITOL

Buenas. No pretendo amargaros el vermut si leéis este post el domingo por la mañana, pero esta tarde de sábado he pasado por un lugar de grato recuerdo relacionado con mi infancia, y me gustaría compartir mis sensaciones al respecto.
Desolación, básicamente, me ha reportado la visión de uno de mis cines favoritos, convertido desde hace unos años en mísero parking. Como digo, hace ya años de la profanación del cadáver, sin embargo, no sé si era la melancólica luz de la tarde, o un filtro personal relacionado con mi estado de ánimo, pero hoy aparecía la fachada del cine Capitol especialmente desangelada y decrépita.
Os hablo del cine en el cual, durante la época dorada entre finales de los 70 y la década de los 80, estrenaron peliculones como Los Goonies, Gremlins, Superman, o El Imperio Contraataca.
No pongo la mano en el fuego, porque es un recuerdo difuso, pero tengo memorias de cómo mi padre me hablaba del fenómeno de masas que supuso el estreno en el Capitol de Qué Noche la de Aquel Día. Si alguno de vosotros tiene informaciones contradictorias, os invito a compartirlas en los comentarios.
En cualquier caso, vívidas son las imágenes del 'gallinero', las almendras garrapiñadas y palomitas compradas en el bar del cine durante el descanso de la entonces ineludible doble sesión, o de la moqueta y las cortinas en estdo lamentable, pero poseedoras de una magia inigualable por las asépticas salas de hoy día.
Os dejo con el testigo fotográfico de un glorioso cadáver mancillado, y os recomiendo la pista nº10 del reproductor para que el viaje nostálgico sea completo. Se trata de la banda sonora de Superman, película que estrenaron en el Capitol y yo disfruté in situ en numerosas ocasiones hace nada menos que 33 años:










Stay tuned!



4 comentarios:

  1. En efecto, pasar por delante de lo que una vez fue el Coliseum produce una inmensa tristeza. Parece que quieran prolongar la agonía de lo que fue y el destino le ha reservado la cruel paradoja de conservar su fachada, que sufre día tras día en silencio el abandono al que ha sido condenado. Triste final para los cines de la ciudad. Allí está el Tarragona esperando ser un teatro algún día y obsequiado con un pegote de una triste imitación de trancadís en medio de una maltratada Rambla. El Metropol, restaurado con acierto hace unos años, luce una clamorosa falta de atención en su fachada. El Catalunya es ahora un escenario de salsa los martes y de los Oscars puedes pasar por caja de un supermercado más o menos donde estaban sus taquillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, generalizada es la desolación que sucedió a es época dorada en la que Tarragona era una verdadera capital cultural, no de truco publicitario, como hoy en día.
      Nota: Si no recuerdo mal el Coliseum era el que estaba justo delante del Capitol y ahora es un bonito parterre de bien cuidada hierba.

      Eliminar
  2. Si,pero una cosa es segura, nunca podran derribar ni nuestros recuerdos ni los momentos vividos en esas salas.

    ResponderEliminar
  3. Era curioso que hubiera tantos cines tan cerca: los Catalunya, el Capitol, el Coliseu, el César... A los dos primeros obviamente fui alguna vez, pero a los dos últimos ya no me dio tiempo

    ResponderEliminar

OPINAD, OPINAD, MALDITOS: